Ojos en los pies

Cuando era joven hablaba con dios en el idioma de los huesos: él ponía las vendas, yo untaba el yodo.

Cuando era joven manejaba un Mustang negro y rápido, un automóvil para soñar: no era mío.

Cuando era joven jugaba al beísbol. Me colocaban en la tercera base y tenía ojos en los pies.

Cuando era joven compraba discos con capas de cartón, música brusca, espejos: eran míos.

Cuando era joven robaba sodio del laboratorio de química para explotarlo en las piscinas de los ricos.

Cuando era joven me detuvo la policía: encontraron cañamones de marihuana en el coche. Ojala hubiesen sido míos.

Cuando era joven no había cansancio, las chicas eran dulces, me mareaba en sus brazos: tampoco eran mías, yo sólo tenía discos y un Mustang prestado.

Pero jamás se me hubiese ocurrido entrar en un jodido museo patrocinado por un jodido banco.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo hotel calvario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s