Plato lleno de sangre

La carne era carne de verdad: pedías un filete y te llenaban el plato de sangre; Elvis tenía gasolina en la cintura: nadie envovía el rock and roll en papel de regalo; reconocías a los fascistas por el corte de pelo; malo y bueno eran categorían distintas.

Los niños no dejaban de serlo hasta que aprendían a crecer: entonces entendían que también el futuro usaba pantalones cortos; la palabra río no significaba fontanería; la vida no era un contrato.

Te partían la cara con las manos, tú también partías otras; el amor trabajaba de barrendero, el silencio no dolía; los guardias bailaban en las esquinas; las tardes eran efímeras, las mañanas largas, no existía la noche.

Nadie leia las etiquetas; William Faulkner estaba vivo; Carson McCullers también; podías señalar con el dedo a cualquiera de ellos; no había ningún muerto en el confín de las agendas.

Todo esto es nostalgia. A la mierda con ella.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo hotel calvario

2 Respuestas a “Plato lleno de sangre

  1. banshee beat

    Ahora vivimos tiempos descafeinados…

  2. Pero Elvis aun esta entre nosotros y de ellos solo quedan fantasmas…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s