¿Quién decide eso?

Anoche tembló la tierra. Fue poca cosa, apenas una diluida extensión bastante alejada del epicentro atlántico del terremoto.

Anoche me entregué de nuevo al insomnio, que a veces es el compañero de baile que deseo porque el tiempo se me agota, el año que viene llego a la segunda mitad de la cincuentena y qué carajo.

Leía el último reportaje de El dictador, los demonios y otras crónicas, de Jon Lee Anderson, un periodista que nunca, esté con Castro, Chávez o Garzón, olvida la literatura del detalle.

El terremoto llevó mi cama -sábanas rojas, el calor cercano de tu cuerpo entregado al sueño- a una marea benévola. Noté el balanceo, sospeché de un espejismo provocado por el insomnio, la ansiedad, la melancolía. Se detuvo para volver a empezar por segunda vez.

Miré hacia el techo. Las espirales plásticas colgadas de las vigas también danzaban y supe que se trataba de un seísmo y recordé el que sufrí en mi niñez venezolana, en la noche húmeda y de olores podridos de Chacao: los vecinos en ropa de cama agolpados en la plaza de suelo blando, como en una verbena de borrachera y guaracha.

El tipo de la foto policial se llama Fernando Gomes de Freitas, pero le conocen por Fernandihno Guarabu, LG, Cebolinha, Fernandinho do Dendê, Lopes y  Jonny. Es el maluco más poderoso y bravo del Morro do Dendê , una de las mil favelas de Río de Janiero. Fernandinho nació en noviembre de 1978.

Dos raperos cantaron el himno de sus dominios.

Como el tableteo de una ametralladora, una forma humana de terremoto:

Parapapapapapapapapapa,
Parapapapapapapapapapa,
papara papara papara clack bum,
Parapapapapapapapapapa!

El periodista Anderson entrevistó en persona a Fernandinho, a quien la Policía intenta en vano apresar desde hace años. Entró en su cuarto, enumeró sus joyas (“lo diseñé yo, pesa medio kilo”,  dijo al mostrar el colgante de oro), comprobó que la colcha de la cama tenía estampados infantiles, oyó como el malvado rezaba al dios al que ha llegado por vía evangélica.

Una web gubernativa brasileña no se detiene en esos detalles y opta por la épica:

Comanda seus pontos de drogas com bastante violência. Fernandinho Guarabu, montou um “exército”, com pelo menos 100 homens, vários fuzis, pistolas, e muita munição, e conta possivelmente também com uma metralhadora Madsen, que assusta pelo tamanho., Fernandinho Guarabu montou um esquema enorme de ganhar dinheiro, extorquindo motoristas de vans e kombis. Denúncias informam que o traficante, exige pagamento de pedágio dos topiqueiros que circulam na Ilha do Governador. Muitas das informações indicam que o traficante, manda matar todos que são contra suas idéias e ordens. CUIDADO! SEMPRE ARMADO E PERIGOSO!

Anderson le preguntó:

¿Donde ve usted la línea que separa el bien del mal?

El maluco respondió con una sonrisa y otra pregunta:

¿Quién decide eso?

Antes de que Anderson se marchase, el gangster y traficante, el líder del Terceiro Comando Puro con más de una centena de hombres a su mando, abrió el armario del cuartucho y sacó dos frascos de colonia masculina, todavía sin desprecintar. Uno de Issey Miyake y otro de Givenchy Pour Homme.

Quédeselos. Son suyos.

Hay muchos tipos de terremotos. No tengo la suerte de sentir los verdaderos.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo huesos

5 Respuestas a “¿Quién decide eso?

  1. Me tienes que dejar ese libro, la bio del Ché de Lee Anderson me encantó. A cambio te paso sesiones de favela funk de Diplo. :)

  2. no luck here too….

    perhaps i haven’t found the san andreas faul

  3. H

    Me gusta tu tono litúrgico.
    Haces de la tragedia un mantel de flores bordadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s