Dos dedos

Hola, Vic:

Ahora no estás obligado a tocar con dos dedos. Tampoco estás enganchado a la silla.

Ni siquiera importa el accidente (borracho, 18 años, speed of life, crack said the neck).

Es lógico: una sobredosis de relajantes musculares. Tengo unas cuantas cajas en el armario del cuarto de baño.

Un ángel menos. Todos los años acaban del mismo modo. En un silencio muscular.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo carta al muerto

Una respuesta a “Dos dedos

  1. Goodbye, Mr. Chesnutt
    Goodbye, blues
    Goodbye
    Goodbye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s