Ciertas vísperas y días de 1955

Alguna vez cometí el pecado irracional e imperdonable de iniciar un texto con el mismo verso que Borges emplea en el Otro poema de los dones.

Hoy he vuelto a dar con mi desmañada emulación. Leo también el del viejo ciego y encuentro una línea que no recordaba:

Por ciertas vísperas y días de 1955

Dentro de unos días celebro mi cumpleaños. Nací cierto día de 1955. Creo que se me puede consentir el capricho de pegar mi texto:

gracias quiero dar
por la exquisita geografía de las emociones
por los demorados que nunca alcanzan un término
por el Czernowitz de Celan, el Harar de Rimbaud, la Comala de Rulfo
por todos los puntos del mapa celeste de los hombres
por verte bailar y saber que mías son tus caderas
por el skate y el hip hop, sondas de nuevos Peter Pan
por la juvenil vejez de Bob Dylan
por las muescas del tiempo en la caja negra de una Fender negra
por la calleja de Praga que nos espera y la calleja de Lisboa que ya visitamos
por unos pies descalzos en la Malvarrosa
por la infancia de Pessoa en Sudáfrica, por su boca pronunciando en inglés el sustantivo river
por la leña de este invierno, que nos envolvió en llamas
por rastrearte cuando hablas, desenvolviendo palabras
por mis hijos lejanos, constatación de que la distancia es un embuste
por las revistas que robé de aquel quiosco
por el libro que escribiré algún día
por los mentores: Capote, Lowry, O’Connor, Shepard, McCarthy
por las migas de pan que no merezco
por una tarde de té
por la desnuda impericia de la primera vez, el asalto y la luz
por una taberna de puerto, última morada para la esperanza
por los reportajes sobre alambristas escritos desde el alambre
por la voz como sentido último
por la música, tiempo en sí misma

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo huesos

7 Respuestas a “Ciertas vísperas y días de 1955

  1. Por ciertas vísperas y días de 1955: soy muy sensible a las sincronías, me gusta pensar, aunque no sea cierto, que hay una trama secreta tejiéndose bajo ellas y que estoy conectada a ella de alguna forma.

    Me gusta el poema y no creo que sea imperdonable usar versos de otros, por muy de Borges que sean. No se trata de que se puedan o no resistir las comparaciones, simplemente es un punto de partida, una conexión, un puente entre un tiempo y otro, una persona y otra.

    ¿Qué día cumples?

  2. Hola Canto:
    Se te puede consentir el capricho, sin sentir temor.
    No juzgo la prosa, aunque me parece muy significativa. Siempre es bueno dar las Gracias.
    Nos quita pesos (weight), salda algunas deudas con lo que no dijimos, envía mensajes que fuimos incapaces de enviar oportunamente, nos idica los que nos hace alegres o tristes.
    Es muy buena esa prosa que escribiste.
    No sé de dónde eres, pero Borges escribió las líneas encomilladas al final de una Revolución.
    Con él nunca estabas seguro, podías encontrarlo caminando por la calle, ayudarle a cruzar una avenida… o concertar una entrevista para todo un grupo de jóvenes y echarse el faltazo vaya a saber porqué.
    Tal vez hubiera aprobado tus líneas, tal vez hubiera sonreído al aprobarlas. Tal vez las hubiera ignorado.
    A mí me tiene sin cuidado, pues yo humildemente las he leído, he sentido asombro, me sentido identificado con algunas y me ha gustado.

    • bichito

      Vi a Borges una vez, en Madrid, en una conferencia, hacia finales de los años setenta o comienzos de los ochenta. En España se le había criticado mucho desde la intelectualidad ‘de izquierdas’ más sarnosa porque había declarado que no le gustaba García Lorca porque era un “andaluz profesional” (descripción que comparto, aunque importe bien poco lo que yo diga)… Fue uno de los grandes días de mi vida.

      Borges es la sombra y la luz, el tigre, el río, la arena del recuerdo y el tiempo volteado, el mundo nuestro, todo él, incluso cuando no es mundo para ser cielo o infierno…

      Roberto Bolaño tiene un ensayito con una guía de lecturas. Viene a decir que se debe leer mucho y bien, desde Conrad y los rusos hasta Balzac y los italianos, desde Horacio Quiroga y Cortázar hasta Vargas Llosa, pero que siempre, al final, se debe regresar a Borges.

  3. Yo siempre regreso a Borges.

  4. Me gustó mucho.

    Pero casi siempre tiende a gustarnos más aquello que nos parece más parecido a nosotros, y de todo el que mas me ha gustado es este:

    “por mis hijos lejanos, constatación de que la distancia es un embuste”

    La distancia, definitivamente, es un embuste.

    Gracias.

  5. bueno, esa frase, ese verso, me temo que hacen referencia a la caída de perón, que incluyó el bombardeo de población civil en la plaza de mayo por parte de los insurrectos (con aviones de la marina), lo cual dejó más de 200 muertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s