Pellejo

Elvis Presley me regaló un Cadillac rosa. Lo hacía a menudo: repartía Cadillacs por puro capricho.

Unos días más tarde, revisando el maletero, encontré un pellejo humano, la piel completa de un cuerpo, con aberturas para los ojos,  calzas de piernas y brazos.

Debe pertenecer a Elvis, pensé. Iré a Graceland a devolvérsela.

Cuando llegué, El Rey dijo:

Quédatela. No la utilizo desde 1956. Ahora creen que soy blanco.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo hotel calvario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s