Archivo mensual: mayo 2010

Grillos

la vida secreta de las canciones
en algunas se escuchan grillos
los nombres de algunas calles, un santoral para los pasos
la filiación de los ajusticiados, la filiación de los verdugos
la niebla sobre un lago artificial, un pañuelo para toda lágrima
las letras que componen tu nombre
los trazos de una caída, la tierna verdad de las rodillas despellejadas
el tono de un abrigo, el envés del abrigo, la piel dentro del abrigo
la fisonomía de la ciudad antes de ser entregada, dádiva, a los especuladores, los gangsters
la forma exacta, imperecedera, de mi primer Tom Sawyer
el final exacto de la Divina Comedia:
Aquí fuerza faltó a la fantasía / pero a mi voluntad tras de sus huellas, / rueda del engranaje, ya movía / Amor que mueve al sol y las estrellas
el estrépito de cada pájaro caído
la bolsa de papel que empleo como pulmón
los restos de arroz, como lágrimas, en un plato de porcelana
el dolor de uñas de la soledad
la mano roja de un blues
las cantinas sucias, las cantinas mejores
el trote de tus caballos en mi espalda
los collares verdes de la costa
la cabeza afeitada de un niño enfermo
los brazos de alambre de un amigo muerto
mi aldea arruinada
los timos del progreso
los motines en el cielo
la lana roja de un pullover
el grito de los barcos en la niebla

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo huesos

Clic

Según sostienen algunos exegetas, la pintura puede representar a las palabras.

Dicho de otro modo: el lenguaje tiene una forma pictórica inicial.

Así, un brochazo no sólo estaría comunicando la tensión anímica del ejecutante, sus irascibles demonios o las dificultades para llegar a fin de mes.

Un brochazo, acaso una mancha redonda como un tomate lanzado a la calle, sería una proyeccción, de igual forma que la notación musical de una sinfonía sería proyectada en el contenido de un disco gramofónico o, por ejemplo, aquello que no quieres decir porque, crees, haría daño, pero ya lo estás diciendo en el no querer decir.

Las salpicaduras del tomate contra la falda clásica de la señorita, la pelambre de brocha del perro, las botas casi nazis del idiota nazi…tendrían tanto sentido como un signo.

De ser cierto, cabe que me pregunte qué jeroglífico dejan mis pasos, qué miserias proponen, qué odio rezan, qué soledad transplan para el diseño de la máscara…

Qué fraguan los suspiros contra la tarde cautelosa, los cigarros a medio fumar, transversales en el cenicero…

Qué proceso de desbrozo cometes cuando das el golpe y eres transfomado campo abierto.

El manicomio de una ciudad que dejé atrás se llama Los Abetos. El nombre también está proyectado, es un símbolo.

Porque nada hace clic como un manicomio, excepto el miedo previo a los manicomios y a la fonética apatía de los árboles que nada quieren decir y todo están diciendo.

Digo poco, no hay verdad eterna oculta bajo la vulgaridad de las cosas.

Todo sigue igual: espero que me despidan. Lo harán en unos días, quizá unas semanas.

Ojalá mis manos oliesen a pintura y trementina.

4 comentarios

Archivado bajo huesos

Recidivante

1.
Por lo que sé, mi despido se concretará dentro de las próximas dos semanas. En tanto no sepa en qué condiociones me despedirán –pueden pagarme, según la ley de los patronos, entre 20 y 45 días por año trabajado–, me limito a dolerme de la situación, sin ser capaz de tomar decisión alguna.

2.
He pasado cinco días en Barcelona sin estar en Barcelona.

3.
Las fotos de la exposición están otra vez en casa. Todas. Sólo una venta (y ésta, a una amiga). La otra persona que había apalabrado una compra la anuló porque ha perdido el empleo.

4.
Mi diagnóstico sicológico ha sido modificado. De trastorno depresivo mayor de carácter moderado F32x (296.2x) ha pasado a ser trastorno depresivo mayor recidivante de carácter moderado F33x (296.3x) según la DSM IV

5.
Según el Diccionario de la Real Academia Española la palabra ‘recidivante’ no existe. Algunos, entre ellos mi sicóloga, la utilizan como sinónimo de reincidente.

6.
El día que me despidan quiza cometa alguna saludable gamberrada.

7.
Me siento recidivante.

8.
Perdón.

5 comentarios

Archivado bajo huesos